Himno Divino de Batalla

por Ago 8, 2023

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos.

En los años 1527 y 1549, Martin Lutero compuso el himno “Castillo Fierte es nuestro Dios”, con el propósito de reformar a la iglesia. En medio de la batalla, su objetivo fue elevar a nuestro Dios y recordar que Él es lo único que verdaderamente necesitamos. Tanto en la antigüedad como en la actualidad, la iglesia ha intentado corregir ciertas doctrinas, pero en el proceso ha distorsionado una de las más importantes: la doctrina de la justificación. Al distorsionarla, corremos el riesgo de malentender la verdadera naturaleza de Dios y de cómo Él nos justifica. El Apóstol Pablo habla sobre la justificación en Romanos.

En aquel tiempo, la iglesia adoptó una actitud de querer añadir o enmendar lo que la sangre de nuestro Señor Jesucristo ya había hecho. Convirtieron a Dios en un soldado en lugar de verlo como un general, y dejaron de reconocerlo como nuestro Castillo Fuerte para convertirlo únicamente en un lugar de descanso. Sin embargo, nosotros debemos cambiar esa perspectiva.

Dios es nuestro Castillo Fuerte, quien nos brinda paz y descanso, y nos fortalece en medio de las dificultades. Cuando creemos que no necesitamos Su fortaleza ni Su pronta ayuda, y que podemos resolverlo todo por nosotros mismos, caemos en el pecado. En esos momentos, Dios deja de ser nuestro pronto auxilio porque no buscamos Su ayuda. Es importante recordar que nuestra fe es un regalo de Dios, como dice en Efesios, pues Él nos concede la fe para que nadie pueda jactarse de haberla logrado por sus propios medios.

La justificación es un decreto legal del justo Juez, donde se quita la condenación y recibimos perdón. Durante la época de la Reforma, esta verdad fue diluyéndose, pero podemos ver en el Salmo 46 que las Escrituras son la máxima autoridad en materia de fe y práctica. Solo en Cristo encontramos la salvación y solo a Dios sea la gloria. Nos quisieron hacer creer que nuestras obras nos salvarían, pero Su palabra deja claro que solo somos salvos por fe y por Su gracia. Lutero se inspiró en el Salmo donde se declara que Dios es Jehová de los ejércitos y que todo lo que se levanta contra Él será silenciado y derrotado. Debemos reconocer la soberanía de Dios.

El nuevo pacto de Dios con nosotros es un testimonio de Su amor hacia nosotros. Debemos entender que Él es Dios y que siempre será nuestro Castillo Fuerte. Nuestra fortaleza proviene de Él, y Él nunca nos desamparará.

Atentamente, Jerry DeOleo

Referencias bíblicas:

– Ezequiel 36:22

– Salmo 23:3

– Salmo 46

– Isaías 33:2

– Romanos 5

– Efesios 2

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This