LA ENCARNACIÓN DE JESÚS, EL HIJO DE DIOS.

por Dic 11, 2023

Tiempo de lectura estimado: 4 minutos.

1. Dios está con nosotros.

En cada momento y todos los días, la Palabra nos asegura que los cielos y la tierra pasarán, pero Su palabra permanecerá. Al estar fundamentados en la fe, somos como el monte de Sión, firme en la roca que es Jesucristo. El Señor nos protege de la opresión del enemigo; Él está con nosotros, así que no debemos temer. La presencia de Dios es esencial, y Él nos dice: “Estoy con ustedes hasta el fin del mundo”. Mantén la paz, ya que nada debe separarte del amor de Jesucristo.

2. El cumplimiento del tabernáculo.

El tabernáculo, una tienda de campaña ordenada por Dios en el Monte Sinaí a Moisés, era un santuario sagrado. Su construcción representaba un modelo de cómo Jesucristo debería ser el centro de nuestras vidas, al igual que el tabernáculo estaba en el centro de la nación de Israel. Así como las tribus rodeaban el tabernáculo, Jesucristo debe estar en el centro de nuestros corazones, no solo como una figura en la casa, sino como el eje de nuestras vidas desde el principio.

3. Dios desea vivir en medio de su pueblo.

Este mensaje es la esencia de la Navidad, donde Jesús se encarnó y habitó entre nosotros. Dejó su trono de gloria para romper el velo del pecado, proclamando ser el único camino hacia el Padre. Jesús vino a resolver el problema del pecado y ofrecer una solución a la condenación eterna.

4. La gracia de Dios nos rescata.

Así como Moisés vio un destello de la gloria de Dios, nosotros, en Su gracia y misericordia, experimentamos Su presencia sin perecer. La transformación regeneradora es el verdadero sacrificio para tener vida en Cristo. La gracia de Dios nos libera de la lucha constante contra nuestros propios errores, permitiéndonos descansar en Su sacrificio perfecto.

La gracia de Dios nos rescata, y la vida en Cristo no se trata de ser perfectos, sino de aceptar el regalo inmerecido de la salvación. Dios nos ha llamado a una vida santa, y todo el año necesitamos depender de Él.

Así que deposita sobre el Señor toda carga, toda ansiedad y todo problema y deja que su gracia te inunde. Recuerda preparar tu corazón esta temporada para un encuentro con Dios. 

Atentamente, Pastor Guillermo Ayala

Efesios 2:8-9

Juan 1:18

Éxodo 25:8

2 Crónicas 6:3

Mateo 20:8

2 Timoteo 1:9

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This