LA IGLESIA IMPERFECTA

por May 30, 2023

Tiempo de lectura estimado: 5 Minutos.

  1. La iglesia está compuesta de personas imperfectas

No tienes que ir muy lejos para conocer a alguien que ha sido lastimado por la iglesia. “De hecho, un estudio de Barna entre adultos sin iglesia muestra que casi cuatro de cada diez estadounidenses que no van a la iglesia (37%) dijeron que evitan las iglesias debido a experiencias pasadas negativas en las iglesias o con personas de la iglesia” (“Millones de adultos sin iglesia son cristianos Herido por las iglesias pero puede ser sanado del dolor”, The Barna Group, 12 de abril de 2010, Desde encubrimientos de abuso sexual hasta fondos malversados, la iglesia no está exenta de quebrantamiento y pecado. Esto tiene sentido: la iglesia, después de todo, está llena de personas imperfectas con la capacidad de pecar. A medida que ejercemos nuestro libre albedrío, también ejercemos nuestra capacidad de infligir daño. Pero ese pecado realmente lastima a otros. Jesús reservó algunas de sus críticas más duras para los líderes religiosos de su época. Sus palabras aún resuenan con la verdad para el cristiano moderno.

Mateo 23 comienza con Jesús hablando a las masas: sus discípulos y la multitud (v. 1). Los anima a hacer lo que dicen los líderes religiosos, no lo que ellos hacen (v. 3). Los escribas eran los maestros religiosos de la época, y los fariseos eran una secta del judaísmo, lo que podríamos llamar una denominación.

2. Las personas que viven una vida de humildad y servicio son las que merecen ser exaltadas (vv. 10–12)

(Para el propósito de este blog, agrupamos a ambos grupos como líderes religiosos). Jesús dice que muchos de estos líderes eran hipócritas. Estaban más interesados en parecer santos e importantes que en vivir una vida de servicio (vv. 5–7). Jesús les dice a sus oyentes que todos somos iguales y que el único maestro verdadero es el Mesías, el Cristo (vv. 8–10). Las personas que viven una vida de humildad y servicio son las que merecen ser exaltadas (vv. 10–12). Luego, Jesús dirige la conversación hacia los escribas y fariseos y entrega siete “ayes”. Al hacerlo, Jesús actúa como un juez justo y pronuncia la acusación justa de la hipocresía de los líderes. Primero, los acusa de impedir que otros entren en el reino de Dios (v. 13). Segundo, trabajaron duro para convertir a alguien y luego lo sometieron a una teología corrupta que colocó la autoridad de los rabinos sobre las Escrituras (v. 15). En el tercer ay (vv. 16–22), “los fariseos y los maestros de la ley fomentaban juramentos evasivos que equivalen a mentira. El punto de Jesús era que la gente debería decir la verdad. Jesús condenó a sus críticos por mal manejo de las Escrituras que decían defender y exponer” 

3. A pesar de nuestras falencias Dios tiene altas expectativas de nosotros

Como se evidencia en este pasaje, las cartas a las iglesias en Apocalipsis 2–3, las enseñanzas de Gálatas (legalismo), Colosenses (herejía), 2 Timoteo (tensiones de transición de liderazgo), Filipenses (conflicto y ambición egoísta), y 1 y 2 Corintios (orgullo y arrogancia), sabemos que Dios tiene altas expectativas de la iglesia. También es obvio que la disfunción de la iglesia no es un problema nuevo. ¡Parece que siempre hemos estado un poco en mal estado! La única forma de vencer el pecado en nuestras propias vidas y en la iglesia como un todo es a través de un proceso de confesión, arrepentimiento, perdón y restauración que se encuentra a través de Jesús. Pretender que no necesitamos ayuda nos impide encontrar sanación y plenitud en Jesús. Impide que la iglesia invite a Jesús a hacerlo más como su imagen. Debemos enfrentar las insuficiencias de la iglesia con la esperanza de que Jesús es el camino hacia la santidad. Hacemos esto individualmente y corporativamente.

Es bueno recordar que la iglesia no es del todo mala. Greg Boyd escribe: “El cristianismo no es una religión ni una institución de ningún tipo; es una relación. Dentro de la religión del cristianismo hay, y siempre ha habido, cristianos genuinos, personas que tienen una relación salvadora y transformadora con Jesucristo. Y este hecho explica el tremendo bien que el cristianismo ha traído al mundo (a pesar de los males)”

4. Dios usa personas imperfectas, para sus propósitos 

La iglesia son las personas, no un edificio o una denominación, y a través de su pueblo Dios se ha movido poderosamente en el mundo moderno. Consulte una lista en línea de contribuciones cristianas a la sociedad, como esta (tenga en cuenta que la lista depende bastante de Wikipedia, que no es la mejor fuente, pero Wikipedia puede llevarlo a fuentes sustanciales adicionales). Considere a cristianos como el abogado Bryan Stevenson (autor de Just Mercy), cuyo trabajo con las desigualdades dirigidas a las personas en el corredor de la muerte y en el sistema de justicia penal podría parecer la definición de desesperanza; sin embargo, Stevenson continúa teniendo fe y continúa como un Miqueas. 6:8 Cristiano (ver Dominique DuBois Gilliard, “Bryan Stevenson quiere liberar a las personas de la mentira de que su vida no importa”, Christianity Today, 10 de enero de 2020. Piense también en cristianos famosos como Fred Rogers, quien ayudó a toda una generación de niños a aprender a lidiar con sus emociones a través de Rogers’ Neighborhood. Y considere que organizaciones como YMCA, Salvation Army, World Vision, Habitat for Humanity, Red Cross, Save the Children, Amnistía Internacional, Alcohólicos Anónimos y muchas más tienen raíces cristianas. Considere también el impacto cristiano en la ciencia moderna. Y explore las biografías de estos cristianos famosos, muchos de los cuales hicieron contribuciones perdurables al pensamiento moderno, la obra de misericordia, la ciencia y las artes.

Así que no se descalifique a usted mismo, no se excuse en sus imposibilidades, ya que Dios usa a personas comunes y corrientes pero que se atreven a creerle a Él por cosas maravillosas, te animo a que confíes plenamente en esa gracia maravillosa de Dios que te habilita para ser usado por Dios y en ese poder que da su Espíritu Santo que te da la fuerza para hacer su voluntad.  Adelante en todo, que Dios te bendiga. 

Atentamente

Pastor Guillermo Ayala.

  • Mateo 23:1-36

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This